Compra de entradas

Pascal Rambert: “Mi objetivo es provocar el máximo impacto con las mínimas herramientas”

Pascal Rambert: “Mi objetivo es provocar el máximo impacto con las mínimas herramientas”
18 enero, 2019 pablo

SOBRE LA IDEA DE HERMANAS (BÁRBARA E IRENE)

“El primer pensamiento de la obra surgió porque quería escribir un texto para Bárbara Lennie. Cuando hicimos juntos La clausura del amor tuve claro que quería escribir una obra específicamente para ella. Fue mucho antes de pensar en la versión francesa que ha podido verse en el Théatrê des Bouffes du Nord de París. Y quería que fuera una historia muy potente entre dos hermanas. Le pregunté a Bárbara con quién le apetecía trabajar y me explicó que le encantaría hacerlo con Irene Escolar, a quien yo había visto en Blackbird en el Teatro Kamikaze. Me pareció perfecto, yo solo sigo los deseos de la gente con la que trabajo porque me encanta trabajar no solo sobre mis ideas sino sobre las ideas de los demás, en especial de los actores. Así que estaba claro que solo podía ser con ellas. Como también planeaba hacerlo en París con Marina Hands y Audrey Bonnet, al escribir la pieza pensaba en las cuatro actrices. Así que, en cierta medida, aunque solo veamos dos personajes en escena, esos personajes están hechos de cuatro mujeres con cuatro energías distintas”.

 SOBRE LA PUESTA EN ESCENA

“Mi principal objetivo es provocar el máximo impacto posible con las mínimas herramientas posibles. Llevo dedicándome al teatro 40 años, pero desde hace 5 o 10 años persigo la máxima sencillez. En este momento de mi carrera me molesta incorporar a la puesta en escena cosas como videoproyecciones, vestuarios excesivos y cosas así. Cuanto más sencillo, mejor. Para mí, la representación de la naturaleza humana sobre el escenario, de dos personas hablando o bailando, debe ser cuanto simple mejor, aunque eso es también lo más difícil de conseguir. De ese modo, le das al público la capacidad y los instrumentos de ser coautores de lo que están viendo, de ser parte activa del trabajo. Y es algo que veo cada noche en Des Bouffes du Nord cuando termina la función de Soeurs (Marina et Audrey), con la audiencia en pie. El espectáculo puede resultar muy difícil en el sentido de que resulta muy fácil de ver pero consigue un impacto muy poderoso en las emociones del público”.

SOBRE LAS POSIBILIDADES DEL LENGUAJE

“La obra no habla del odio en sí mismo entre dos hermanas, habla también del amor entre ellas. Si algo me queda claro después de ver la función en París y en Madrid es que, a la hora de relacionarse, el ser humano nunca sabe cómo decir la cosas, cómo hablar o qué decir. Y no me refiero a un plano moral. No es porque podamos ser mezquinos o estúpidos, sino por el propio uso del lenguaje. De eso trata esta obra, como también ocurría con La clausura del amor, de cómo el lenguaje nos da la posibilidad de expresarnos y condenarnos al mismo tiempo. Por supuesto, el público asiste a una gran pelea entre dos hermanas, pero todo en la obra gira en torno a este asunto sobre el lenguaje. También creo que es el motivo por el que el público se toma la función como algo tan personal, porque entra en este dilema acerca de cómo usamos el lenguaje y de cómo el lenguaje nos usa a nosotros”.

SOBRE BÁRBARA LENNIE E IRENE ESCOLAR

“Tienen dos personalidades muy diferentes, pero ambas muy fuertes. Bárbara es un guepardo, es fácil captar su energía, entrar en ella. Habitamos el mismo país. A Irene la había visto en teatro y también tuve la sensación de verla como un felino. Con un cuerpo ultra fino y gracioso, agazapado que está esperando para morderte. Y esta obra le permite morder”.

SOBRE LA VIOLENCIA CONTENIDA DE SUS OBRAS

“El lenguaje que empleo, el mundo que escribo, es violento. Y yo no soy violento en absoluto. Odio la violencia, no me he peleado nunca en mi vida, ni siquiera cuando era niño en la escuela, y jamás he participado en una contienda ni en un alboroto en la calle. Pero es un asunto que me interesa y soy una persona que pasa mucho tiempo observando y escuchando lo que le rodea. Tengo una gran preocupación por nuestro tiempo, marcado por el teléfono móvil. Antes las conversaciones privadas las teníamos en casa, porque las mantenías en una habitación cerrada o te llamaban al teléfono fijo y nadie más que tú podía oír esa conversación. Ahora la gente expone su vida privada por la calle o en el transporte público y, de repente, en dos segundos puedes ser partícipe de varias conversaciones privadas. Cuando me cruzo con alguien que habla por teléfono en la calle a veces incluso me giro y le sigo mientras finjo hablar por el móvil para escuchar lo que dice. Atrapo muchas ideas y energías de ese modo y, a veces, bastan unos pocos segundos de esa conversación para conocer el ADN o las huellas dactilares de una persona a la que ni siquiera le pongo cara”.

SOBRE EL ÉXITO DE LA CLAUSURA DEL AMOR

“El éxito llegó cuando me acercaba a mis 50 años, en un buen momento hace siete años, así que se puede decir que no era el típico director joven en busca del gran éxito… Me pilló en un momento muy calmado. Antes de La clausura del amor trabajaba del mismo modo que trabajo ahora, pero después del éxito en el Festival de Aviñón en 2011 recibía como diez o quince propuestas de trabajo al mes, así que al final del año podía tener más de cien ofertas repartidas a lo largo del planeta. La clausura me dio la oportunidad de elegir y desde entonces escojo cuidadosamente a las personas con las que quiero trabajar, especialmente los productores. Todos los espectáculos que monto alrededor del mundo están marcados por la relación que tengo con el productor. Necesito tener una relación muy estrecha y de total confianza con él, como la que tengo con El Pavón Teatro Kamikaze, para involucrarme en el proyecto. Necesito compartir una misma visión del teatro y del trabajo”.

 

Pascal Rambert

Autor y director de Hermanas (Bárbara e Irene)
Artista Asociado a El Pavón Teatro Kamikaze

 

Fotos: Vanessa Rábade

  

Hermanas (Bárbara e Irene) se representa hasta el 10 de febrero de 2019 en El Pavón Teatro Kamikaze.